Los médicos en Venezuela atienden en condiciones precarias

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los sueños de Esmar Navas, una médica residente venezolana, no se han hecho realidad. Imaginaba que a sus 28 años, con su arduo trabajo, podría mantenerse a sí misma, mantener a su hija y ayudar a sus padres. Pero la realidad es otra.

Navas habla de que “al igual que muchos de mis compañeros, a la edad que tengo, todavía me mantienen mis padres”, y añade que a su hija la mantiene la familia paterna.

Los padres de Esmar, ambos comerciantes informales, la impulsaron a ser profesional para que tuviera “un futuro mejor”. Por eso estudió diez años de Medicina y ahora está haciendo un posgrado en Ginecología y Obstetricia.

Cada día llega a las 6:30 a.m. a la Maternidad Concepción Palacios, en Caracas. Pasa la mañana viendo a pacientes hospitalizadas en alto riesgo obstétrico. A veces no puede ni almorzar o lo hace en tan solo diez minutos, porque a las 12:40 p.m. tiene que estar en la sala de partos. Su jornada puede terminar a las 9:00 o 10:00 p.m.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.